En qué consiste y cómo calcular el capital de giro para tu empresa

Dejar un comentario

El proceso de abrir una empresa presupone una pesada inversión en inmobiliario, muebles, equipamiento, máquinas y otros gastos. Sin embargo, los gastos no terminan cuando las actividades se inician. Por eso, es fundamental que hagas una reserva de recursos para compensar las necesidades financieras que la empresa tendrá a lo largo del tiempo, el llamado capital de giro.

“El capital de giro es conocido también como capital circulante y corresponde a los recursos aplicados en activos circulantes, que se transforman constantemente dentro del ciclo operacional”, asegura Masakazu Hoji en el libro Administración financiera: un abordaje práctico (editora Atlas). Es decir, es el dinero necesario para comprar los insumos o productos que serán transformados o revendidos a los clientes.

Subestimar el capital de giro es un error común en empresas. Foto: iStock, Getty Images
Subestimar el capital de giro es un error común en empresas. Foto: iStock, Getty Images

La importancia del capital de giro

Subestimar la importancia del cálculo del capital de giro necesario para una empresa es un error muy común en el mundo de los negocios. A menudo acaba siendo uno de los motivos que llevan al fracaso de una empresa.

Para planificar mejor los gastos de tu empresa, el consejo es, ante todo, separar los gastos diarios con costos variables (materia prima, principalmente) y fijos (alquiler y salarios son los principales). Si estás pensando en aumentar la producción o las ventas, prepárate para ver aumentar, proporcional y simultáneamente, los gastos variables (mientras los fijos no necesariamente aumentan).

Cobros y pagos

Luego es necesario estudiar los plazos: de movimiento de productos, de cobros a los proveedores y de la recepción de los clientes. ¿Cuál es la relación de esto con el capital de giro? Cuanto más tiempo el producto permanezca en stock sin ser vendido, mayor será el período entre la salida y el ingreso del dinero.

Los plazos de pagos y cobros también se reflejan en esa brecha –pagando al proveedor al día y cobrando a plazo al cliente, necesitaras un capital mayor de giro. Esa es la diferencia entre el ciclo económico –referido al acto de compra de insumos y de venta de los productos o servicios- y el ciclo financiero –que considera que el pago de la materia prima es un gasto de valor pagado por los clientes.

¿Notaste la contradicción? Justamente un aumento en la producción o en la demanda de los clientes puede traer perjuicios para la empresa si no se gestionan los cambios en los ciclos como corresponde. Teniendo esto en mente, controla bien los ciclos económico y financiero y encuentra el equilibrio, para que no sea necesario tomar dinero prestado o colocar dinero personal en el negocio.

Como calcular el capital de giro necesario

El cálculo que debe hacerse es bien simple: CGL (capital de giro líquido) = AC (activo circulante) – PC (pasivo circulante). El activo circulante se refiere a dinero en efectivo, cuentas corrientes, aplicaciones financieras y cuentas a cobrar, entre otros; y el pasivo circulante las cuentas a pagar, los préstamos y los proveedores.

El secreto es mantener planillas con estimaciones de gastos, y planear también el horizonte de los próximos dos años. Revisa las previsiones con frecuencia, pues los gastos variables, obviamente, se encuentran siempre en permanente cambio.

Ingresa para comentar