Qué es roadmap de producto y cómo te puede ayudar en tu empresa

Dejar un comentario

Si has trabajado en la gestión de un proyecto, probablemente ya conoces el concepto de roadmap, un método para monitorear la evolución de un proyecto a través de sus etapas, desde la concepción hasta la implantación.

Esta suerte de “mapa” se usa principalmente en el desarrollo de software y otorga al gestor un mayor control sobre la marcha del trabajo. De esta manera resulta más fácil planear plazos de entregas, disminuyendo al mismo tiempo las sorpresas negativas que pudieran surgir en el camino.

Qué es roadmap de producto

El roadmap puede ser detallado y a corto plazo o simplificado y con proyección de años. De un modo u otro, siempre es una forma de organizar el desarrollo de un producto, las pruebas a realizar y las posibles direcciones a seguir.

Luciana Melhorim Vicente, gerente de proyecto, señala que es también una manera de que mentores, inversores y todos los profesionales que participan de un proyecto puedan acordar procedimientos y entender hasta qué punto merece la pena creer en el producto.

Justamente debido a todas estas características que reúne, un roadmap no es un documento estático, que se hace una única vez y queda invariable. De acuerdo con su evolución en cada etapa, exigirá una actualización constante.

“Mi sugerencia es que el líder del producto revise semanalmente el roadmap, agregue los resultados de las últimas pruebas, defina las nuevas funciones que se desarrollarán, las nuevas pruebas y comunique todo esto al equipo”, aconseja la especialista.

roadmap
Un roadmap ayuda a planear el futuro de tu producto. Foto: iStock, Getty Images

Cómo montar un roadmap de producto

Ahora que vas a construir tu roadmap, es importante que primero esboces un cronograma y después lo pongas a consideración de otras personas del equipo. Ellos podrán contribuir sugiriendo nuevas etapas o una división diferente de tareas.

Ten en mente durante todo el proceso cuáles son tus objetivo finales o lo que el cliente espera de aquel producto que todavía se está desarrollando. Sólo después de esta etapa iniciarás la organización propiamente dicha del roadmap.

Pero, ¿cómo se construye un roadmap? El modelo más clásico es la división de un proyecto en etapas, categorías y meses. Recuerda que debes prever en el roadmap etapas en las que clientes y proveedores deben aprobar los resultados.

Existen varios programas online que permiten diagramar un roadmap. También puedes organizarlo en una planilla Excel y aún, si quieres hacerlo aún más visible, puedes pegar papeles y post-its en un cuadro. Sea cual sea el método elegido, piensa en la facilidad de actualización y la comunicación a los compañeros.

Otro consejo importante es incluir la etapa de observación de resultados. Ahora, con todo pensado, ya puedes definir cuáles son los resultados que esperas y cuándo deberán aparecer.

Si tienes alguna duda, sugerencia o consejo sobre este tema, deja un comentario y colabora con el intercambio de ideas. Aprovecha para compartir este contenido con tus amigos, compañeros y colaboradores en las redes sociales.

¿Quieres conocer nuestros servicios para tu negocio?

Ingresa para comentar