¿Qué es el marketing directo y cómo funciona?

Dejar un comentario

En el mundo del mercadeo la capacidad de medir resultados es invaluable. Estos son los cimientos en los que se planta el marketing directo. Cada vez que recibimos un correo electrónico con una promoción; incluso, una llamada de telemarketing estamos presenciando marketing directo.

Este se basa en el precepto de abordar de manera directa al cliente para ofrecerle un producto; convirtiéndolo en un medio de publicidad masivo altamente efectivo.

11-marketing-directo

Impacto del marketing directo en Internet

El marketing directo está más vivo que nunca. Rara vez pasa desapercibido un anuncio, ya que están especialmente hechos a nuestra medida. La cantidad de herramientas con las que cuenta un marketer 2.0 son infinitas. Es por ello que se estima que el gasto en marketing digital se incremente en 27,1 % en los próximos 4 años.

Los leads en el marketing directo

Los días de ir de puerta en puerta vendiendo aspiradoras podrían tener sus días contados. Con la aparición de tecnologías comunicacionales inmediatas no hace falta salir de la oficina; pues realmente se ha vuelto más eficiente.

Esto es en gran parte, gracias a la capacidad que tienen las empresas de poder saber cuándo alguien está interesado en un producto sin tener que salir a buscarlo. El consumidor da la pista de lo que quiere y esto mejora mucho las probabilidades de compra al abordarlo.

Los canales de información como las redes sociales son ideales para la captación de leads. Estas prestan sus servicios de publicidad en base a datos demográficos recolectados por la misma plataforma. Así como intereses, gustos y preferencias.

En este sentido, un anuncio publicitario llega directamente al target ideal y brinda la posibilidad de cuantificar. Saber qué tan bien se vende una idea para luego reproducirla.

Fidelización

Otra de las grandes metas del marketing directo es la fidelización de los clientes. El legendario Joe Girard sentó las bases del concepto de casarse con el cliente. Este es la base de la fidelización.

Consiste en convertir a los clientes en portavoces. Esto solo se consigue acercándose a ellos. Haciéndolos sentir cercanos a la empresa cuando se trate de adquirir algún producto, personalizando la experiencia de compra.

En efecto, entendiendo y midiendo el impacto de cada uno de los anuncios, se puede crear una idea clara de quiénes son los principales consumidores. A su vez, se puede utilizar esto para crear campañas a la medida de cada grupo de clientes.

¿Quieres conocer nuestros servicios para tu negocio?

Ingresa para comentar