Cómo cautivar a tus clientes mediante el marketing olfativo

Dejar un comentario

Nuestros sentidos son las puertas al mundo. Es por ello que empresas de marketing, desde siempre, han direccionado su esfuerzo por cautivar los sentidos del posible cliente. Pero a pesar de que la publicidad casi siempre se proyecta hacia lo visual y lo auditivo, también existe el marketing olfativo, que hoy por hoy, toma gran relevancia en el mercado.

Cómo aprovechar el marketing olfativo

5 maneras de impulsar una campaña de marketing olfativo

1. El monstruo de comida

A todos nos ha pasado que al entrar a un lugar donde se está cocinando, los aromas nos abren el apetito. Esto es muy conveniente a la hora de vender. Año tras año se generan estudios sobre el comportamiento de los consumidores a nivel mundial. Entre los grandes beneficiados están las cadenas de restaurantes y supermercados. Especialmente cuando se trata de compras por impulso. El caramelo que compraste mientras pagabas ¿realmente lo querías? Bajo esta misma premisa funciona el marketing olfativo. Se busca estimular los sentidos de tal forma que el cuerpo crea una necesidad.

2. Librerías y bibliotecas: marketing olfativo centenario

A pesar del brinco tecnológico que hemos vivido, los libros siguen siendo una experiencia inimitable para los seres humanos. Un estudio realizado y publicado en la revista Heritage Science reveló que, a pesar de la conveniencia que pudieran tener los e-books, la experiencia de leer un libro físico no tiene comparación. En gran medida debido al placentero olor a libro.

En el estudio hacen especial énfasis a un comentario realizado por uno de sus participantes. Al pedirle su opinión sobre cierta biblioteca antigua, este mencionó que “podía inhalar el conocimiento”.

Los fabricantes de libros sin saber generaron una identidad de marca olfativa. Esta ha trascendido el tiempo y se ha instalado en nuestro conocimiento colectivo.

3. Vallas publicitarias

Sí, vallas publicitarias con olor. Según un estudio de la Universidad de Valladolid “El ser humano tiene la capacidad de recordar hasta 10.000 olores frente a 200 colores”.

La empresa española de jugos naturales Zumosol, durante el año 2014 colocó varias marquesinas con imágenes de frutas. A su vez, emitían un agradable olor a naranja. La intención de la campaña era que el público relacionara el olor a fruta fresca con la marca.

4. Compra usado, huele a nuevo

No solo las librerías se aprovechan del olor a nuevo. Las personas, generalmente, han experimentado tal situación en los concesionarios de automóviles. Ahora, no solo los autos nuevos tienen este plus de venta. Muchos automóviles usados suelen ser aromatizados por los vendedores con el olor a carro nuevo.

Fabricantes de automóviles como Rolls Royce o Ford hacen uso de esta estrategia de marketing olfativo, incluso con flyers aromatizados; por lo que se ha convertido en costumbre y tradición.

5. Parques temáticos

Basta pasar cerca de un parque para que el olor a palomitas de maíz comience a seducirnos. Pero existe un trabajo de marketing olfativo mucho más complejo tras bastidores.

Hay parques temáticos que tienen la capacidad de meternos en la trama del lugar. Esto lo consiguen añadiendo verosimilitud a las atracciones. En Disney World añaden olores a los paseos con la intención de que correspondan con lo que pasa durante el recorrido.

Un ejemplo notable es la atracción de Piratas del Caribe. Las piscinas al estar potabilizadas con bromo y no con cloro, adquieren un olor único y representativo de la marca. A pesar de que esto tiene como fin simplemente descontaminar el agua, se ha vuelto un emblema perceptual de los gigantescos parques.

¿Quieres conocer nuestros servicios para tu negocio?

Ingresa para comentar