El ciclo de vida de un producto: estrategia de marketing

Dejar un comentario

Independientemente del producto que una empresa comience a comercializar, todos y cada uno de los artículos tienen una vida útil en el mercado, algo que se ha dado a llamar como el ciclo de vida de un producto. Suena difícil pero no, no lo es tanto. Además comprender en qué momento del ciclo se encuentra un producto fortalece la industria y ayuda a enfocar los esfuerzos de marketing empresarial.

Ciclo de vida de un producto

 

Según las tendencias de marketing, una vez los productos ingresan al mercado inician un ciclo de vida de un producto que incluye cuatro niveles, cada uno de los cuales hace parte fundamental del éxito que un elemento pueda tener. Esos cuatro niveles son: introducción, crecimiento, madurez y declive.

Es fundamental que antes de iniciar con el proceso de venta, se haya elaborado una correcta investigación del mercado, contemplando las necesidades de los usuarios y estableciendo factores fundamentales como los canales de distribución, los precios y las estrategias de posicionamiento.

 

Claves de marketing para un ciclo de vida de un producto útil

En la primera etapa de introducción, el producto entra en el mercado y es el momento ideal para que el público comience a conocer sus características y la calidad con la que cuenta. Es una etapa perfecta para hacer eventos de lanzamiento y cualquier tipo de promoción que pueda beneficiar sus ventas.

Es normal que en este primer momento las ganancias sean muy pocas debido al poco conocimiento que el público receptor tiene de él.

El ciclo de vida de un producto tiene una segunda etapa que responde al proceso de crecimiento, en la que como bien lo dice su nombre, se da un aumento, sobre todo de las ventas, pero también del reconocimiento del artículo.

Esta etapa solo sucederá si se cuenta con un producto que responde a las necesidades de consumo y es el momento en el que como empresarios debe fortalecerse la publicidad del producto.

La tercera etapa del ciclo de vida de un producto es definitiva. La madurez puede ser también un momento de estancamiento si se ha cometido alguna falla en los pasos anteriores. Sin embargo esta etapa suele ser de más alta rentabilidad si el producto ha logrado posicionarse.

Las empresas deben concentrarse en que esta etapa se extienda la mayor cantidad de tiempo posible, procurando prever el futuro declive.

Porque sí, aunque se hagan todo tipo de intentos, el declive de un producto, que es además la cuarta y última etapa, es inminente. Cualquier artículo por exitoso que sea tiene un término establecido.

Este momento se presenta por varias razones como el cambio en los gustos del público o una alta competencia. Las empresas, por lo tanto, deberían tener presente la existencia de este paso para prepararse a su llegada y responder al mercado con nuevas y mejores ideas de productos.
El éxito de una empresa radica en el conocimiento amplio de este ciclo de vida de un producto que les permite prepararse, actuar y reaccionar ante las diferentes situaciones que un artículo puede vivir en el universo del mercado comercial.

¿Quieres conocer nuestros servicios para tu negocio?

Ingresa para comentar